Misas y Confesiones para el 4 y 5 de julio / Masses and Confessions for July 4 and 5

Ahora estamos listos para abrir nuestra iglesia para ofrecer servicios con un límite de participantes. Todos los participantes tendrán que usar máscaras, mantener distanciamiento social y habrá voluntarios guiando el proceso y desinfectando el espacio después de usarlo. Si quiere asistir, por favor regístrese utilizando los enlaces abajo (espacio es limitado):
Our church is now ready to be open for services with a limited number of people, with face masks, social distancing, and volunteers monitoring procedures and disinfecting the space after use. If you are interested in participating, please sign up using the links here:

Voluntarios: Necesitamos muchos voluntarios para cumplir con los reglamentos y poder abrir. Mientras más voluntarios mejor, porque así podremos ofrecer más servicios. Por seguridad, los voluntarios tendrán que ser personas de entre 16 a 65 años que estén bien de salud. Seguiremos con mucho cuidado las medidas de salubridad propuestas por las autoridades gubernamentales y eclesiales. Para registrarse como voluntario, favor llamar al número 312-226-6161. Los voluntarios recibirán un entrenamiento virtual. Pueden acceder a él a través de este enlace: https://www.archchicago.org/coronavirus/reopening-training

También los voluntarios deberían ver este video de una parroquia con procedimientos muy parecidos a los de San Pío: https://www.facebook.com/Albertomemm/videos/3806627476077416


Volunteers: We need many volunteers to comply with the regulations and to be able to have more events in the church. For safety, the volunteers will have to be people between 16 and 65 years old who are in good health. We will follow with great care all of the health measures proposed by the governmental and ecclesial authorities. To register to volunteer, please call 312-226-6161. Volunteers will receive virtual training. Please access the training through this link: https://www.archchicago.org/coronavirus/reopening-training

And then please watch this video from another parish that uses procedures similar to ours: https://youtu.be/Xx9YtqH5L1Y

Sunday Offertory during the Coronavirus Closing / Ofrenda dominical durante el cierre de coronavirus

Your donations to the church at Mass on Sunday are very important to the life of St. Pius V parish. Our church cannot continue without the Sunday collection that keeps our buildings clean and well-maintained, pays our staff, supports programs like religious education and the food pantry, and more.
We know these are difficult times for many families. If you are able, we ask you to strongly consider continuing your weekly donation to the Sunday offertory. You can click on the box below to safely and securely make your donation to St. Pius V parish through GiveCentral. Please consider a recurring gift that automatically repeats every week or month!
Thank you for continuing to support your parish!

Su ofrenda en la misa dominical es muy importante en la vida de la parroquia de San Pío V. Nuestra parroquia no puede continuar sin la colecta dominical que mantiene nuestros edificios limpios y bien mantenidos, paga a nuestro personal, apoya programas como la educación religiosa y la despensa, y mucho más.

Sabemos que estos son tiempos difíciles para muchas familias. Si puede, le pedimos que considere su donación semanal al ofertorio dominical. Por favor haga clic en el cuadro a continuación para realizar su donación de manera segura a través de GiveCentral.

¡Gracias por su apoyo a su parroquia!

Serie de Videos: La Eucaristía, el sacramento del increíble amor de Cristo por nosotros

Queridos Amigos:

La increíble Fe Católica que Dios nos ha dado tan generosamente contiene misterios inagotables que pueden explorarse con gran provecho. Siempre hacemos bien en profundizar nuestro conocimiento y amor de estos sagrados misterios. A medida que continúa el cierre, nos complace ofrecerles la oportunidad de explorar la Fe más profundamente en grupo a través de las redes sociales.

Nuestro tema será la Eucaristía, el sacramento del increíble amor de Cristo por nosotros, y utilizaremos una serie de videos de cuatro partes que formarán la base de nuestras discusiones: una vez por semana durante cuatro semanas. El Santísimo Sacramento es el mayor regalo que Dios nos ha dado, y cuanto más descubrimos sus tesoros, más pueden beber nuestros corazones de las corrientes de gracia que están ocultas en ellos.

Para acceder la serie de videos, regístrese para obtener una cuenta en ​FORMED.org​ (Tendrá acceso gratuito durante siete días; si lo desea, puede continuar por $10 al mes. Una suscripción le da acceso a un increíble volumen de material Católico: estudios bíblicos, documentales, películas, audio-dramas, libros electrónicos, ​etc.​) La serie que estudiaremos juntos está disponible tanto en inglés como en español. Para inglés, haga clic en ‘Programas’ y luego en ‘Sacramentos’, y luego seleccione ​Presence: the Mystery of the Eucharist​. Para español, haga clic en ‘Español’ y luego en ‘Programas’, y luego seleccione Presencia: El Misterio de la Eucaristía.​

Vamos a seguir este horario:

  • En la noche ​Martes, 26 de Mayo, vamos a tener una discusión de grupo de la ​Sesión 1: Dios Está con Nosotros,​ de 8 pm a 9 pm. Vean el video en algún momento ​antes de​ la discusión. El Padre Timothy dirigirá la discusión, y los participantes pueden hacer preguntas u ofrecer comentarios. La conversación será bilingüe. Para unirse a la discusión, utilice Whats-App y haga clic en este enlace: https://chat.whatsapp.com/LrI6ntuEbrNExXhRHT5dAW​ (Puede que sea más fácil hacerlo desde el sitio web de Whats-App.)
  • El ​Martes 2 de Junio​, de 8 pm a 9 pm, discutiremos la ​Sesión 2: La Historia de la Eucaristía.​ (Una vez más, por favor ver el video antes de la discusión Utilizaremos el mismo sitio de conversación en Whats-App de la semana anterior.)
  • El ​Martes 9 de Junio, ​ de 8 pm a 9 pm, vamos a discutir la ​Sesión 3: Pan para el Camino.​ (Por favor ver el video antes de la discusión.)
  • El ​Martes 16 de Junio, ​ de 8 pm a 9 pm, vamos a discutir ​Fundamentos Bíblicos con el Dr. Tim G​ ray. (Ver el video antes de la discusión).

Si lo desea, también puede descargar la guía de estudio. Aquellos que no deseen comprar una suscripción de un mes de FORMED pueden ver los cuatro episodios en el período de prueba gratuito de siete días. Sin embargo, sería ventajoso ver cada episodio el día antes de la discusión para que quede fresco en su memoria. Esto depende de cada individuo.

A medida que seguimos esperando el día en que la Iglesia pueda reabrir, este estudio nos dará una apreciación aún mayor por el tesoro que Cristo nos ha dado en el Santísimo Sacramento; De esta manera, cuando sea posible una vez más asistir a la Santa Misa, nuestros corazones recibirán al Rey Eucarístico con anhelo, amor y alegría.

¡Dios les bendiga, y sepan que están en nuestras oraciones!

— El equipo de San Pío

Plans to Re-Open Our Churches / Proceso para reabrir nuestras iglesias

Cardinal Cupich and the Archdiocese have issued guidelines for the re-opening of our churches. The priests of St. Pius V are developing a plan for our parish and will be releasing it very soon.

El Cardenal Cupich y la Arquidiócesis han promulgado instrucciones para la reapertura de nuestras iglesias. Los sacerdotes de San Pío V están preparando un plan para nuestra parroquia y lo publicaremos muy pronto.

The Cardinal’s letter is available here in English.

La carta del Cardenal se puede leer aquí en español.

The Cardinal also shares his message in this video:

Reflexión de P. Timothy para el Domingo de la Misericordia Divina / Reflection from Fr. Timothy for Divine Mercy Sunday

[This message is repeated below in English]

Una reflexión de P. Timothy Combs, OP, para el Domingo de la Divina Misericordia:

¡Bendita Pascua, queridos amigos!

Sí, durante ocho días completos ha permanecido la Pascua, y hoy es el último día de la Octava celebrando la resurrección de Cristo. En respuesta a una solicitud especial del Señor dada a Santa Faustina, este octavo día de Pascua también se conoce como el Domingo de la Divina Misericordia. De acuerdo con la sabiduría suprema de Cristo, hay una maravillosa congruencia entre el mensaje de la misericordia de Dios dado a través de Santa Faustina y el Evangelio para el segundo domingo de Pascua.

Cuando Jesús dio por primera vez el Sacramento de su cuerpo y sangre a los discípulos en la Última Cena, explicó que la razón por la que derramaría su Sangre era “para el perdón de los pecados”. En el Evangelio de hoy, cuando Cristo Resucitado se revela a los Apóstoles en esa primera tarde de Pascua, habiendo finalmente cumplido la misión de hacer posible el perdón de los pecados, ahora extiende a los Apóstoles la autoridad que acaba de comprar con su propia Sangre Preciosa: “Los pecados que perdonas son perdonados, y los pecados que retienes son retenidos”. Al levantarse de la tumba, la primera orden del día de Jesús fue instituir el Sacramento de la Reconciliación, para que la misión de la misericordia se pueda cumplir en y a través de la Iglesia. La razón por la que Jesús dio su vida y luego salió victorioso fue para que pudiéramos ser reconciliados por el poder de su Sangre en el Sacramento de la Confesión.

Mientras este sacramento no está disponible durante el cierre debido al virus, podemos preguntarnos: ¿he apreciado adecuadamente el precioso regalo que Jesús me ofrece en el sacramento de la reconciliación? ¿Le he mostrado gratitud a Jesús al aceptar este regalo, o lo he rechazado por alguna razón? Cuando el Sacramento vuelva a estar disponible, ¿le daré más importancia a aceptar este regalo regularmente? Al principio, Pedro se había negado a permitir que Jesús le lavara los pies, pero luego Jesús le dijo: “a menos que te lave, no puedes participar en mí”. Si deseamos compartir una profunda amistad con Cristo, debemos permitirle que lave regularmente nuestras almas sacramentalmente con el poder de limpieza y curación de su Preciosa Sangre.

Lo único más intenso que la necesidad del mundo de la Misericordia de Dios es el deseo de Cristo de otorgar esa Misericordia a todos los que la acepten. Los invito a buscar y leer más sobre las promesas que hizo Jesús a los que celebren el Domingo de la Divina Misericordia. Durante estos tiempos difíciles, el mensaje de la Divina Misericordia, el mensaje del Evangelio, es nuestra mayor fuente de esperanza y dicha.

 – p. Timoteo

A reflection from Fr. Timothy Combs, OP for the Sunday of Divine Mercy:

Blessed Easter, Dear Friends!

Yes, for a whole eight days it has remained Easter, today being the final day of the Octave celebrating Christ’s Resurrection.  In response to a special request from the Lord given to St. Faustina, this eighth day of Easter is also known as Divine Mercy Sunday.  In keeping with Christ’s supreme wisdom, there is a marvelous congruence between the message of God’s mercy given through St. Faustina and the Gospel for the 2nd Sunday of Easter.

When Jesus had first given the Sacrament of His Body & Blood to the disciples at the Last Supper, he explained that the reason his Blood would be shed was “so that sins may be forgiven.”  In today’s Gospel, when the Risen Christ reveals himself to the Apostles on that first Easter evening, having finally accomplished the mission to make possible the forgiveness of sins, He now extends to the Apostles the authority he has just purchased with his own Precious Blood:  “Whose sins you forgive are forgiven, and whose sins you retain are retained.” Upon rising from the grave, Jesus’ first order of business is to institute the Sacrament of Reconciliation, so that the mission of mercy can be fulfilled in and through the Church. The reason Jesus laid down his life and then rose victorious was so that we could be reconciled by the power of his Blood in the Sacrament of Confession.

Now that this Sacrament is unavailable during the shutdown due to the virus, we can ask ourselves:  Have I properly appreciated the unfathomable gift Jesus offers me in the Sacrament of Reconciliation?  Have I shown Jesus gratitude by accepting this gift, or have I refused it for some reason? When the Sacrament does become available again, will I make it more of a priority to accept this gift on a regular basis?  Peter at first had refused to allow Jesus to wash his feet, but then Jesus told him, “unless I wash you, you can have no part in me.” If we wish to share deep friendship with Christ, we must allow him regularly to wash our souls Sacramentally by the cleansing and healing power of his Precious Blood.

The only thing more intense than the world’s need for God’s Mercy is Christ’s desire to bestow that Mercy upon everyone who will accept it.  I invite you to look up and read more about the promises Jesus gave to those who will celebrate Divine Mercy Sunday. During these difficult times, the message of Divine Mercy – the message of the Gospel – is our greatest cause for hope & rejoicing.

Fr. Timothy